This site horsepferdecaballo

Historias de una Yegua

by admin  

Nos comunicábamos con sonidos y gestos.
Hoy me lastimé en la frente y la sangre me había pegado los ojos, no los podía abrir, ni ver nada. Puedo oír, que mi bípedo me esta llamando, pero no puedo ir a nuestro lugar de encuentro, así que le contesto. Bípedo seguía llamándome y yo contestaba. ¿Me encontrará?
Bípedo me había encontrado y me introdujo una zanahoria en mi boca, hablándome suavemente. Nunca había estado tan cerca, sentía que me acariciaba el cuello y yo enseñé mis dientes por si acaso, pero bípedo continuaba como si nada. Había llegado a mis ojos y poco a poco suavemente me los abrió.
Luego nos dio nuestras zanahorias y se fue a los arbustos a ver a Dama. Aparentemente, mi hija se encontraba un poco mejor. Al día siguiente mi herida había vuelto a sangrar y mi Bípedo se había traído a otro Bípedo más y encima un camión. ¿Qué significaba esto?
Los dos se fueron a los arbustos con Dama, mi bípedo poco después vino hacia mí y Coqueta, nos daba zanahorias y nos hacía entender de seguirle.
¿Bípedo no irá hacia el Camión? Pero él deja caer paso a paso zanahorias hasta el camión y pone uno montón de zanahorias encima del camión. Me llamaba, pero no me atrevía seguirle. Coqueta, a cambio subía paso a paso al camión y se comía las zanahorias.

Pages: 1· · 3· · 5

No feedback yet

Leave a comment


Your email address will not be revealed on this site.
(For my next comment on this site)
(Allow users to contact me through a message form -- Your email will not be revealed!)