This site horsepferdecaballo

Historias de una Yegua

by admin  

Cuando Dama tenía unos dos años justos, nació su hermana Coqueta, una mulita.
Coqueta tenía dos meses, cuando los bípedos nos habían descubierto otra vez ahuyentándonos por las rocas. Dama se cayó de una roca y desapareció en los arbustos. Poco a poco la manada se reunió en el escondite. Dama se había lastimado gravemente en la pata izquierda y se había roto una costilla, ya no nos podía seguir.
Al día siguiente apareció otro bípedo, pero éste no gritaba ni nos ahuyentaba, si no hablaba suavemente con nosotros. ¿Por qué este bípedo conocía nuestro lugar?

Bípedo se acercaba y no dejaba de emitir estos sonidos tranquilizadores y puso esta cosa naranja en el suelo. Teníamos miedo, pero también estábamos un poco curiosos. Bípedo se alejó un poco y cesó de hablar y se quedaba quieto. Fui lentamente hacia la cosa naranja, olía apetitosa y decidí probar, que bueno estaba. Después el bípedo se dirigía hablando suavemente hacia Dama, abajo en los arbustos y pudimos escuchar masticar a Dama.
Desde entonces bípedo venía todos los días y llamaba Shiriiiiiiiiiiin desde lejos y fuimos a nuestro lugar de encuentro. Siempre me llamaba Shirin, mi potra en los arbustos Dama, a la mulita Coqueta y a lo naranja, zanahorias.
Empezábamos a confiar en nuestro bípedo y aceptábamos zanahorias de sus manos.

Pages: · 2· · 4· 5

No feedback yet

Leave a comment


Your email address will not be revealed on this site.
(For my next comment on this site)
(Allow users to contact me through a message form -- Your email will not be revealed!)